Fundación Focus
Temporada Musical 2013-2014

Temporada Musical 2013-2014

 

El órgano barroco en la globalización cultural del siglo XVII y los siguientes:

Noviembre de 2013

El Órgano ibérico (español y portugués), que se perfila ya en el s.XVI aunque con claras influencias flamencas e italianas, y que configurará definitivamente su personalidad a lo largo del s.XVII con matices diferentes en las escuelas castellana y catalana, cruzará de inmediato el océano Atlántico para desempeñar su cometido en la liturgia de las iglesias que nuestros misioneros, jesuitas, franciscanos, etc. van erigiendo por todo el Nuevo Continente desde Nueva España hasta Argentina.

Grandes musicólogos como Robert Stevenson, Alfred Lemmon, Simon Platt, e historiadores como Andrés Sas, Juan Manuel Lara, Antonio Bonet Correa, etc. nos han pormenorizado la presencia incuestionable del órgano ibérico en algunos países hispanos ya en el s.XVI (México, Perú), y desde el s.XVII en todos los demás; y hasta en Filipinas.

La Catedral de Lima (Perú) se erige en 1540 a petición de Carlos V, y es asignada por el Papa Paulo III al Arzobispado de Sevilla para que se rija por los Estatutos de la Seo Hispalense. Inaugura su órgano en 1556, construido en España por Sebastián de León; que a su vez nos dejará otro instrumento en la Catedral de Cuzco. Lamentablemente, una serie de terremotos y también cierta desidia por parte de los Cabildos, obliga 69 años después (en 1625)a construir un nuevo órgano, obra del también español Juan Márquez.

México recibe, al parecer, a mediados del s. XVI del Emperador Carlos V, el regalo de unos órganos tubulares para otras tantas iglesias, construidos en España y embarcados en el Galeón de las Indias procedente del Puerto de Sevilla. Pero será en el s.XVII cuando ya encontremos órganos ibéricos de gran envergadura en catedrales de México D.F. (de Jorge de Sesma, 1693), Puebla, Guadalajara, Morelia, Guanajuato, Querétaro, Michoacán, Oaxarca, etc. Será el Prof. Stevenson quien asegura que “ninguna otra nación americana puede preciarse como México de ser heredera de las formas renacentistas y barrocas europeas”.

 
Actividades educativas y culturales